Quiropráctica y Niños

Es muy buena idea llevar a nuestros queridos niños a un especialista en Quiropráctica para asegurar un desarrollo sano y aprovechar todos sus beneficios desde una edad temprana. La razón es que los niños pueden tener sus primeras subluxaciones dentro el útero, simplemente porque la posición del bebé es incorrecta, provocando la necesidad de parto con cesárea.

Mediante la técnica de WEBSTER desarrollada por un Quiropráctico se puede posicionar correctamente al bebé, sin necesidad de técnicas invasivas ni riesgo alguno y con un porcentaje de éxito del 85%.

Durante el post parto el bebé puede tener problemas causados por el uso de fórceps o cesárea, por la presión que se ejerce sobre la columna. El Dr. Abraham Tauber demostró que la tracción que la cesárea o fórceps ejercen sobre las cervicales es de hasta 10 kg., produciendo problemas neurológicos.

Es difícil para las madres comprender que les pasa a sus bebés y probablemente no estén conscientes de que los problemas neurológicos pueden causar diversos problemas como son los cólicos, tortícolis, escoliosis infantil, lumbago, otitis media, asma, etc.

Actualmente se suele tratar los síntomas, la quiropráctica trata la causa de un modo natural y totalmente inofensivo, sin necesidad de medicamentos. Recomendamos especialmente que los niños con edades comprendidas entre su nacimiento y los dos años de edad se hagan un chequeo quiropráctico para comprobar que su sistema neurológico está sano.

Español